“Con él quiero crecer, que crezca conmigo y enseñarle todo lo que está en mis manos”

16 Nov 2018

Tras cuatro meses de espera, Miriam y Marquitos llegaron a CHRISTUS MUGUERZA para encontrar la esperanza de vida que tanto habían anhelado.

Monterrey. – “Venga, le voy a decir algo, búscale por otro lado, vaya a tocar puertas”, fueron las palabras que Miriam Juárez escuchó a pocos días de que Marquitos, su hijo, cumpliera cuatro meses de vida, el plazo que los médicos le habían dado para que su corazón fuese operado. Cuatro largos meses con la esperanza de que los doctores cerrarán el soplo que había en el corazón de Marquitos.

Miriam describe a Marquitos como un “embarazo sorpresa”; a sus 42 años y con tres hijas mayores, no pensó en la posibilidad de tener un cuarto embarazo, sin embargo, cuando se enteró de que Marcos venía en camino, la alegría la embargó, pues siempre había anhelado tener un niño.

Tras un embarazo de alto riesgo, Miriam por fin tuvo a Marquitos entre sus brazos. Los médicos le diagnosticaron Síndrome de Down y un soplo en su corazón, un padecimiento que se presenta en el 80% de los niños que padecen Síndrome de Down. Ante este diagnóstico, Miriam y su hijo emprendieron una lucha incesante para encontrar una esperanza de vida.

Así, inició un largo camino en el que los estudios y las visitas al médico ocurrían todos los días. El corazón de Marquitos tenía que ser operado cuanto antes, sin embargo, en el hospital donde lo atendían, un total de 30 niños también estaban en espera de una operación, lo cual disminuía la probabilidad de que Marquitos recibiera una cirugía.

A cuatro meses de su nacimiento, la familia de ‘Chinito’, como le dicen a Marquitos de cariño, hizo público su caso. Cientos de personas compartieron la historia del niño a través de redes sociales y gracias a ello se logró que organizaciones tanto públicas como privadas en Nuevo León ayudarán a ‘Chinito’.

De esta manera Miriam y ‘Chinito’ llegaron a CHRISTUS MUGUERZA Hospital Alta Especialidad en donde estaba a punto de iniciar la cuarta jornada quirúrgica de Bombeando Milagros, un programa dirigido a niños que padecen enfermedades del corazón.

“Cuando llegué a MUGUERZA me sentí mucho más tranquila, porque cuando el Dr. le hizo un electrocardiograma, me dijo que ya no había tiempo que perder, que había que operar al niño. Estoy muy agradecida porque me habían asustado, vemos tantas cosas, casos en los pasan tres meses en el hospital y eso a mí me asustaba, pero ya cuando me voy a MUGUERZA veo que es totalmente diferente”, explicó Miriam.

El día de la operación, para Miriam fue muy difícil alejarse de su hijo y entrégalo a los médicos que le practicarían una cirugía a corazón abierto. Cinco horas después, los médicos le avisaron que la operación había sido todo un éxito.

“Estamos en uno de los mejores hospitales, tienen mano santa los doctores, atendidos por todo el personal. Yo estoy súper agradecida con Dios porque los puso en mi camino, pues la atención que le dieron a mi niño fue excelente, no tengo con qué agradecerles”, dijo Miriam.

A diferencia de otros pacientes en sus mismas condiciones, ‘Chinito’ respiraba por su propia cuenta, lo cual le demostró a Miriam la gran fortaleza de su hijo.

“Cuando llega a terapia, vemos el niño respirando por sí solo, porque nos habían explicado que todos los niños salían intubados y él no, él salió respirando por si solo y eso fue otra cosa que agradecer. El niño nos ha demostrado que es muy fuerte y que los doctores hicieron lo suyo, son doctores excelentes, la operación del niño salió bien y en recuperación va súper bien”, mencionó Miriam.

Hoy, ‘Chinito’ tiene un corazón más fuerte al que, día con día, Miriam cuida con gran esmero. Juntos, aprenden uno del otro y siguen en la búsqueda de una mejor calidad de vida.

“Me transformó en todos los sentidos como madre, primero que nada y como hija. Ahorita, valoro tanto a la gente, porque uno se enfoca tanto en el trabajo y deja a los hijos, los hijos crecen y, sin embargo, con él es diferente, con el quiero crecer, que crezca conmigo y enseñarle todo lo que está en mis manos, y que sepa que lo amo con toda mi vida, porque sin él yo no sería nada”, expresó Miriam.

Miriam agradece a cada uno de los médicos de CHRISTUS MUGUERZA que cuidaron a ‘Chinito’ durante esos días y que lograron, que hoy, goce de una mejor salud.

“Dios los puso en mi camino porque sin ellos, mi niño no estuviera aquí conmigo porque hay muchos niños que han fallecido y afortunadamente me tocó esa llamada, me tocó a mí y toda la vida les voy a estar agradecida porque mi hijo llegó a este hospital con las manos santas de ellos”.

Durante la 4ª Jornada Quirúrgica de Cardiopatías Congénitas ‘Bombeando Milagros’ se ha brindado atención médica gratuita a un total de 13 niños, que padecen padecimientos congénitos como Comunicación Interauricular (CIA), Comunicación Interventricular (CIV), Tetralogía de Fallot y Conducto Arterioso Persistente (CAP), enfermedades que de no atenderse a tiempo ponen en riesgo la vida de quien la padece.

COMUNÍCATE CON NOSOTROS

Si se trata de una emergencia o quieres consultar con un médico, visita nuestro directorio telefónico.

¿Necesitas más información sobre nuestra Sala de Prensa?

¿Necesitas más información?

Envíanos un correo a nuestro departamento de Comunicación Corporativa, a las direcciones:

jesus.naranjo@christus.mx

Si tienes alguna queja, sugerencia del servicio o felicitación, escríbenos a través del sitio www.elpoderdetuexperiencia.com.
Facebook Twitter Mail